Ruta de la cueva del Pindal

Hola de nuevo. Hoy voy a escribir sobre la ruta de la cueva del Pindal, que se inicia en Colombres, muy cerquita de Cantabria.

Esta ruta la teníamos planeada desde hacía unos días pero el tiempo no daba bueno, sin embargo, el jueves amaneció con sol y nosotros, sin pensarlo ni un minuto, nos lanzamos a por ella.

Antiguo deposito de agua en Pimiango

Alcantilado en Pimiango

Como mencioné antes, la ruta comienza en Colombres, concretamente en la plaza. Nosotros no encontramos el camino de inicio de la ruta y la oficina de turismo estaba cerrada (cómo no!). Como llevábamos el mapa de la ruta decidimos ir por la carretera hasta el siguiente punto, El peral. Aquí cogimos la desviación a Pimiango. Andando unos 100 metros nos encontramos con el cementerio, cuyos panteones están construidos por los indianos. Justo al pasar dicho cementerio se encuentra la senda, he de decir que no hay ningún cartel indicativo sobre la ruta hasta ahora(PR -AS 73), pero el llevar mapa nos facilito “encontrar” el camino correcto. Lo pongo entre comillas porque, jajaja, estuvimos a punto de abandonar. Os lo cuento: según el mapa debíamos desviarnos por un camino de eucaliptos para llegar a Pimiango pero la descripción de la ruta nos decía que desde el cementerio hasta el cruce había 30 minutos. Como nos pareció llegar muy rapido, obviamos el cruce y seguimos de frente, llegando a una casa donde unos caballos nos impedían pasar. Retrocedimos y cogimos el otro camino que nos llevó a cruzar una vía del tren y de nuevo a otra casa donde un simpático perro quería jugar conmigo a la pelota( y yo quería lanzarle la pelota a mil km, grrr). Decidimos retroceder aun mas y nos dimos cuenta de que…. no sabíamos leer un mapa! jajá. Finalmente cogimos la senda por los eucaliptos desde la cual teníamos una magnifica vista de los picos de Europa. Una vez en Pimiango paramos a tomar una cerveza y a comprar pan para los bocatas ya que la barra que habíamos comprado en la gasolinera quedó fielmente custodiando el coche.

Mirador de Pimiango

Después del refrigerio nos pusimos rumbo a las cuevas del Pindal parando a comer en un mirador que había de camino. Al llegar a la cueva ya empezamos a ver carteles sobre la ruta que estábamos realizando. La cueva estaba cerrada y solo permitía visitarla con reserva anticipada. Una pena, ya que nos hubiera gustado visitarla. En frente de la cueva había un acantilado verdaderamente maravilloso.

Alcantilado frente a la cueva del Pindal

Después de la “no visita” a la cueva, nos adentramos en un bosque de encinas donde vimos las ruinas del monasterio de Tina y un caserio, hasta llegar de nuevo a Pimiango. Una vez aquí cogimos la desviación a Bustio y de ahí a Colombres, por la cuesta del Canto Camino(camino de Santiago).


La ruta nos gustó mucho ya que no era una ruta conocida y el tiempo nos aguantó. El haber aprendido a “descifrar” el mapa y andar por el bosque nos llenó bastante. En esta ocasión,para realizar la ruta hicimos uso de un bastón de trekking y vaya como se nota!!!! Hasta la próxima.

Tomando un descanso viendo el mar

Anuncios
Categorías: Rutas por Asturias | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: